Todas las Frases Cortas

Unicamente en el movimiento, por doloroso que sea, hay vida.

Los personajes universales, perfectamente conscientes de su inutilidad, son necesarios para calmar la conciencia colectiva.

El único deber es el deber de divertirse terriblemente.

Se fue con la mayoría.

De todos es errar; sólo del necio perseverar en el error.

La genialidad aparece siempre que alguien cae en la cuenta por primera vez de algo evidente.

Cuando desciende el Sol de la cultura, hasta los enanos proyectan grandes sombras.

La inteligencia es lo más puro de todas las cosas. tiene un conocimiento total de cada cosa y es la máxima fuerza.

El escritor que con menos palabras pueda dar una sensación exacta es el mejor.

Eres libre de lo que has renunciado y esclavo de lo que deseas.

Ciertos pensamientos son plegarias. Hay momentos en que, sea cual fuere la actividad del cuerpo, el alma está de rodillas.

La vida es lo que hacemos y lo que nos pasa.

Los hombres se crean sus dioses a su propia semejanza.

El dolor es para el alma un alimento fecundo.

El que no quiera vivir sino entre justos, viva en el desierto.

Las Inglesas tienen dos brazos izquierdos.

El argumento se semeja al disparo de una ballesta, es igual de efectivo dirigido a un gigante que a un enano.

Es preciso preferir la soberanía de la ley a la de uno de los ciudadanos.

Las dietas para adelgazar sirven a la gente para ganar peso más lentamente.

La única manera en que un hombre debe comportarse con una mujer es: haciendo el amor con ella, si es bonita, o con otra, si es fea.

La amistad es animal de compañía, no de rebaño.

Lo malo de ser puntual es que llega uno a un lugar y no hay nadie allí para apreciarlo.

Si yo prefiero los gatos a los perros es porque no hay gatos policías.

Triste puedo estar solo; para estar alegre, necesito compañía.

La patria es un dolor que aún no sabe su nombre.

El que posee mucho dinero puede especular; el que tiene poco no debe hacerlo; el que está sin blanca se ve obligado a ello.

Mi trabajo es cantar todo lo bello, encender el entusiasmo por todo lo noble, admirar y hacer admirar todo lo grande.

La juventud, aún cuando nadie la combata, halla en sí misma su propio enemigo.

Te amo como si fueras la mujer de otro.

La revolución no escoge sus caminos: hizo sus primeros pasos hacia la victoria bajo el vientre del caballo de un cosaco.

Mantén tu rostro hacia la luz del Sol y no verás la sombra.

No hay ningún hombre en cuyo carnet de identidad figure, como profesión, “sus labores”.

El pasado tiene sus códigos y costumbres.

Los locos dan festines y los cuerdos son los convidados.

El comunismo encuentra gran audiencia allí donde no gobierna.

Interpretar la ley es corromperla, los abogados las matan.

Pierde una sóla hora a la mañana, y todo el día andarás a la caza de ella.

El hundimiento de una creencia crea una nueva dimensión del sujeto, al obligarle a conducir su personalidad a lo largo de un eje situado fuera del plano de aquella.

No salgas fuera de ti, vuelve a ti, en el interior del hombre habita la verdad.

El tiempo es como un río que forma los acontecimientos.

Dios se sirve regularmente del infortunio como de un estribo para levantarnos.

Libre es aquel que apetece solamente lo que está en sus manos alcanzar; siervo, el que tiene otras ambiciones.

Lo que más irrita a los tiranos es la imposibilidad de poner grillos al pensamiento.

Llamamos peligrosos a los que poseen un espírutu contrario al nuestro, e inmorales a los que no profesan nuestra moral.

No guardes nunca en la cabeza aquello que te quepa en un bolsillo.

La mejor defensa contra la mala literatura es una experiencia plena de la buena; así como para protegerse de los bribones es mucho más eficaz intimar realmente con personas honestas que desconfiar por principio de todo el mundo.

La melancolía es el placer de estar triste.

El que puede prescindir del ser amado puede prescindir de todo.

Todo lo que nace proviene necesariamente de una causa; pues sin causa nada puede tener origen.

Un minuto de felicidad vale más que mil años de gloria.